¿Por que celebran que la natalidad esté en mínimos históricos?

 

“Celebra las bajas tasas de natalidad» («Celebrate low birth rates»)

Este es el polémico mensaje que ha aparecido (en inglés) en una enorme valla publicitaria en Sintra, y que está causando una gran polémica en Portugal.

Tras esta campaña está la agencia holandesa The Great Decrease, financiada con dinero público y privado de Ámsterdam, que ha elegido tres emplazamientos internacionales para alzar su voz frente al problema de la sobrepoblación mundial. A saber: Holanda (1,6 de coeficiente de nacimientos), Singapur (1,3) y Portugal (1,2), que presentan ciertamente bajas tasas de natalidad y por eso se han convertido en sedes de estos peculiares anuncios.

 

La lectura de los datos sobre natalidad  son “a priori alarmantes”

 

En España los números no son muy diferentes. Hemos pasado de 519.000 nacimientos en 2008 a 369.000 en 2018. Ello ha dado lugar a un saldo vegetativo negativo, con 56.000 muertes más que nacimientos en 2018. No va a ser fácil revertir un cuadro tan adverso. La edad media del primer hijo está ya en 31 años, cuando en 1980 las mujeres lo tenían a los 24,8 años de promedio. El número de hijos por mujer también ha caído: de 2,8 hijos de media en los años setenta al 1,2 actual, cuando la tasa necesaria para la reposición de la especie es de 2,1. Una parte de este fenómeno se debe a los cambios sociológicos y culturales profundos que afectan a la vida de las mujeres, pero lo determinante es la falta de condiciones para procrear. Lo demuestra el hecho de que la mitad de las mujeres de 18 a 55 años querría tener dos hijos (ver más AQUÍ) y no pueden.  Una bajisima natalidad que se explica por un bajo número de mujeres en edad de procrear, que acusa el declive natalicio de los años ochenta y noventa; por la crisis, que sigue dando niveles de empleo precarios; por la dificultad para conciliar trabajo y familia y la ausencia de políticas de apoyo a la crianza y por la imposibilidad de los jóvenes para independizarse.

La lectura de estos datos  son “a priori “alarmantes  ya que auguran un futuro despoblado de personas jóvenes, y apunta a que, a pesar de que en estos momentos las consecuencias no sean visibles, dentro de 30 o 20 años los modelos políticos, económicos y sociales de nuestro país quedarán completamente obsoletos ante la falta de población que los mantenga. En especial, uno de los cambios más radicales lo veremos en la economía, en el sistema de bienestar que tenemos establecido y en la extinción progresiva de la figura de los hermanos, ya que desde hace algunos años las encuestas demuestran que existen cada vez más familias que optan por no tener hijos o solo tener uno, debido a la falta de recursos y los altos costes que conllevan mantener a los pequeños.

 

Un planeta con una población de 7,4 ,millones de personas

En el otro lado, tenemos los argumentos en los que de basa esta campaña cuyo objetivo es el de concienciar a la gente acerca de esta cuestión e incentivar la reproducción humana moderada. Y, de momento, el impacto que ha generado, incluida la controversia les va genial a sus planes de difusión… en un contexto de división de opiniones. Donde nos encontramos con países como Hungría, que realizan llamamientos precisamente en sentido contrario, decir para tener descendencia y combatir el envejecimiento de la población.

 

El planeta, según lo creadores holandeses de esta campaña, tiene hoy una población de 7,4 millones de personas, y la ONU predice que serán más de 10 millones en 2050. Este es uno de los factores que segun ellos hay detrás de algunos de los principales problemas de la humanidad, incluyendo el cambio climático, la disminución de la biodiversidad y la escasez de recursos. Los gobiernos no hablan más que de la incidencia del consumo humano, pero la sobrepoblación multiplica estos problemas.

El objetivo, que desde luego si que han conseguido, es el de provocar que los expertos y políticos  pongan en el centro del debate, la natalidad, la sobrepoblación, el envejecimiento de la población o la sostenibilidad del sistema como objetivo prioritario a debatir en las futuras políticas públicas y sociales.

 

Post author

Leave a Reply