El paro juvenil se ha convertido en el gran drama económico de España

El paro juvenil se ha convertido en el gran drama económico de España

 

Video realizado por EAPN.

El paro juvenil se ha convertido en el gran drama económico de España


El paro juvenil de España supera al de Grecia y ya es el más alto de Europa, situándose por encima del 32% según los datos difundidos por Eurostat. Aunque el porcentaje de desempleados sigue reduciéndose, lo hace a un ritmo decreciente como consecuencia de la ralentización del empleo y del aumento de la población activa. Sin embargo, otros países europeos siguen ‘haciendo sus deberes’ y han conseguido adelantar a España en ritmo de ajuste del paro.

Como sociedad, no somos lo suficientemente conscientes del daño que produce la falta de expectativas laborales decentes para la generación joven


El resultado es que el mercado laboral español tiene ya la tasa de desempleo juvenil más alta de toda la eurozona, superior al 32,7% de la población activa (todos los datos están desestacionalizados). En otras palabras, uno de cada tres jóvenes que quiere trabajar no encuentra un empleo. En los últimos trimestres España ha adelantado a Grecia, el único país que quedaba en peor situación. La recuperación en Grecia ha sido muy intensa en el último año y la creación de empleo ha sido especialmente fuerte entre los más jóvenes. El resultado es que han bajado la tasa de paro juvenil en 5,3 puntos porcentuales en el último año (con datos hasta septiembre de 2019).

Estos datos del paro son solo una muestra más de cómo los jóvenes han sido los perdedores de la crisis en España y los olvidados por la sociedad. Ningún otro país europeo ha permitido una situación tan dramática para los más jóvenes como la que vive España. Aunque la situación ha mejorado durante los últimos años, las tasas de desempleo todavía son un 50% superiores a las que había antes del estallido de la crisis. Y eso después de siete años consecutivos de crecimiento económico.

El paro juvenil se ha convertido en el gran drama económico de España, no solo por los problemas de presente que genera, sino también de futuro. Existe toda una generación que sigue sin poder acceder a su primer empleo, lo que no solo limita su capital humano, también dificulta su incorporación tardía al mercado laboral y lastra su carrera profesional.

Los perdedores de la crisis

Los jóvenes son los claros perdedores de la crisis. No solo porque no tengan acceso al empleo, sino porque su nivel de riqueza ha sufrido un auténtico desplome durante la última década, como ponen de relieve los últimos datos del Banco de España. La principal fuente de riqueza de las familias es la vivienda en propiedad, ya que eso les permite beneficiarse de las subidas de precio en épocas de bonanza.

Los jóvenes no han podido acceder a una vivienda en propiedad en esta fase de la recuperación, lo que les ha penalizado doblemente. Por una parte, se han visto privados de esta subida de precios y, segunda, ahora tienen que hacer un gran desembolso para pagar un alquiler o adquirir una vivienda.

 

Cuando no hay futuro para la juventud la sociedad entera camina hacia la decadencia

 

Según los datos de la última Encuesta Financiera a las Familias, el patrimonio neto de los hogares cuyo cabeza de familia es menor de 35 años se hundió un 92% desde 2011 hasta 2016. Datos que confirman la precaria situación que sufren los jóvenes. Aunque ha mejorado levemente en los últimos años gracias a la recuperación, su economía ha sufrido tal desplome que está lejos de volver a los niveles precrisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies