La mediación familiar, la mejor forma de resolver los conflictos

La mediación familiar parece que sigue siendo la gran desconocida en los problemas que surgen en el ámbito familiar como:

• Problemas de relación y comunicación entre los miembros de la familia -especialmente entre padres e hijos adolescentes-.

• Desavenencias derivadas de la ruptura, separación y divorcio de la pareja: funciones parentales, régimen de visitas, reparto de bienes comunes, contribución económica, etc.

• Dificultades originadas por el cuidado de familiares mayores o con discapacidad.

• Conflictos con la búsqueda de orígenes del adoptado, eventual encuentro o relaciones posteriores con la familia biológica, etc.

• Discrepancias entre el menor acogido, la familia acogedora y la biológica.

• Desacuerdos por herencia o empresa familiar

Crisis familiares que no tienen por que dejar huérfanos a los hijos

Desde iFamilias somos conscientes que en las familias los conflictos que surgen son inevitables y son parte de la dinámica y el desarrollo de la misma pero, desde luego, lo que es evitable y por lo que trabajamos con este servicio de mediación familiar es por que en una crisis familiar, sea de la índole que sea, no rompa definitivamente la raíz misma de la familia Son frecuentes, de hecho, las ocasiones en las que una relación puede sufrir una crisis importante que rompa la pareja o el matrimonio. Pero lo dramático, no es esta crisis en si, sino que en la mayoría de las ocasiones, estas parejas con hijos, rompen toda la estructura familiar dejando a estos menores huérfanos de su propia familia. Trabajar con estas parejas para hacer posible que una vez que se produce la ruptura pasen a relacionarse de una manera diferente es una idea que desde iFamilias tratamos de inculcar a los progenitores que se separan y que acuden a nuestro servicio de mediación. El trabajo de los mediadores familiares, es desgraciadamente desconocido por la mayoría de la población. Según los últimos datos en España solo el 1% conoce lo que es la mediación y lo ha utilizado en alguna ocasión. 

El mediador guía la negociación de las parejas en conflicto

De manera muy simple decimos que con la mediación familiar el mediador tiene el objetivo de guiar la negociación en las parejas para que lleguen acuerdos, de forma voluntaria y consensuada, evitando un contencioso judicial, sobre todo en los asuntos relativos a los hijos –custodias, manutención, tiempo con uno y otro padre, educación, etc.– o que suponga un foco de tensión –por ejemplo, los asuntos económicos y patrimoniales.

La mediación familiar es la mejor manera de resolver voluntariamente las tensiones o conflictos familiares

La mediación familiar es por tanto una manera voluntaria de resolver estas tensiones o estos conflictos familiares. Para ello es necesario el arbitraje de una persona mediadora imparcial y neutral que ayudará a la familia a dialogar y alcanzar diferentes acuerdos, y su cumplimiento, de forma equilibrada y equitativa.

Autor de la publicación

Deja un comentario