Guía para padres sobre el uso de Instagram II

Video: Empatallados

 

Lo que comenzó siendo una red centrada en fotografías se ha convertido con el paso de tiempo en un entorno en el que los adolescentes conversan, se envían mensajes y hablan de sus cosas, planes, inquietudes, grupos musicales, etc, etc. De hecho, ya es, sin lugar a dudas, la red social que está arrasando entre los más pequeños. No hay colegio en el que un elevado porcentaje de los alumnos de 6ª de Primaria no tenga ya un perfil en dicha red, y en 1º de E.S.O. suele ser mayoritario. Incluso supera a Twitter en nivel de usuarios…

Muchos de ellos, hacen un uso responsable, cuidando lo que dicen, las fotos de suben, y respetando la privacidad de los demás y la suya propia pero otros no. Por ello, desde iFamilias hemos iniciado una campaña  para ayudar a los padres y madres a conocer el uso de Instagram para que les sirva de ayuda en su labor educativa. En este sentido Instagram tiene publicado en su Instagram Help Center una «Guía para padres» con la colaboración de entidades de protección de la infancia como Connectsafely y Protegeles . Esta Guía la iremos publicando a lo largo de estas semanas.

Instagram es una sencilla aplicación para publicar fotos y vídeos. Cuenta con muchísimos seguidores, sobre todo entre la gente joven, y su popularidad sigue creciendo. Los menores, como todo el mundo, la usan para capturar momentos especiales, pero también como una forma de conversación distendida en la que utilizan distintos medios (fotos, filtros, comentarios, pies de foto, emoticonos, hashtags y enlaces) para manifestar sus intereses o hablar de distintos temas. Es compatible con los dispositivos iPhone, iPad y iPod Touch de Apple, así como con teléfonos Android.
Usar Instagram es muy fácil. Se hace una foto o se graban hasta 15 segundos de vídeo y se retoca el resultado con filtros y otras herramientas. Se añade un pie de foto (o, si se trata de un vídeo, se elige una portada). A continuación, se toca Siguiente (o, en Android, la flecha verde) y se elige el contenido que va a compartirse solo con los seguidores de la cuenta de Instagram o también fuera de la aplicación (por correo electrónico o en redes sociales, como Facebook o Twitter).

Formas de compartir contenidos en Instagram 


Hay tres formas básicas de compartir contenidos en Instagram: en privado, públicamente y mediante Instagram Direct. Con Instagram Direct, se puede compartir una foto en concreto con un número limitado de personas (15 como máximo), sin necesidad de seguirlas ni de que nos sigan.
Si tu hijo usa Instagram, la mejor forma de averiguar cómo funciona es preguntarle. A los menores les suele gustar hablar de sus herramientas tecnológicas favoritas, y tener una conversación sobre Instagram no solo te ayudará a saber cómo se usa, sino también a entender cómo se relaciona tu hijo con sus amigos en las redes sociales. Lo mejor es preguntarle directamente, porque se trata de algo muy personal, pero a continuación encontrarás algunas indicaciones generales para usar Instagram de un modo seguro:

Compartir contenidos de forma responsable en Instagram 

Controlar la privacidad está en tu mano. De forma predeterminada, las fotos y los vídeos que se publican en Instagram son visibles para todo el mundo (a menos que se compartan directamente), pero si prefieres aprobar previamente a las personas que quieran seguirte, también puedes hacer tu cuenta privada. Para ello, toca Perfil en la parte inferior derecha y, a continuación, junto a tu foto del perfil, Editar el perfil. Mira si la opción “Las publicaciones son privadas” está activada o no. Si está desactivada, pon el interruptor en la posición de activado para que tus fotos sean privadas. Si usas Android, toca Perfil y Editar tu perfil, y asegúrate de que la opción “Las publicaciones son privadas” esté seleccionada. [Si actualizas o vuelves a instalar la aplicación, comprueba si la configuración sigue a tu gusto.]
Instagram Direct es privado de forma predeterminada. Cualquier persona, aunque no la sigas, puede enviarte una imagen o un vídeo que solo veréis los dos y hasta otras 14 personas. Los comentarios también están restringidos a este grupo. Si sigues a la persona que te envía una imagen, esta se enviará a la carpeta “Direct”. De lo contrario, te llegará a la carpeta de solicitudes, a la que se enviarán también otros Instagrams que te envíe la misma persona mientras no la apruebes. Si ignoras a quien se ha puesto en contacto contigo, no te podrá mandar ningún otro mensaje a menos que más adelante cambies de opinión y cambies la configuración.

 

La privacidad tiene sus límites


La privacidad tiene sus límites. Aunque lo que publiques sea privado, tu perfil es público (todo el mundo ve tu foto de perfil, tu nombre de usuario y tu biografía). Puedes añadir hasta diez líneas de texto sobre ti. Si eres menor, sería buena idea que hablaras con tus padres sobre lo que conviene incluir o evitar en esta pantalla.
Respeta la privacidad de los demás. Si vas a publicar una foto en la que aparece otra persona, asegúrate de que no le importa que lo hagas o que la etiquetes.

Sopesa el efecto de lo que publicas. Cuando publiques algo en Instagram, piensa en cómo afecta a otras personas (tanto si aparecen en el contenido publicado como si no). A veces, incluso un amigo que no aparece en una foto o un vídeo puede disgustarse por sentirse excluido.

Piensa si quieres hacer públicos los datos relativos a la ubicación geográfica. La función “Añadir al mapa de fotos” sirve para indicar dónde se ha sacado una foto. Aunque está desactivada de forma predeterminada,
si se cambia la configuración permanecerá activada,
a menos que vuelvas a desactivarla. Aunque puedes activarla y desactivarla cuando quieras, lo mejor es que, cada vez que publiques algo, pienses si quieres que se sepa dónde se sacó la foto o dónde se grabó el vídeo que vas a compartir.

Contenido compartido fuera de Instagram. De forma predeterminada, el contenido de Instagram no se publica en ningún otro sitio, pero existe la opción de compartirlo en otros canales, como Facebook o Twitter, o de enviarlo por correo electrónico. Basta con seleccionar el canal deseado y, a continuación, hacer clic en Compartir. Si usas esta opción, averigua qué configuración de la privacidad utiliza el servicio de destino. Por ejemplo, todo lo publicado en Twitter es visible para todo el mundo a menos que el perfil sea privado. De forma predeterminada, Facebook solo muestra el material de Instagram a los amigos, aunque una vez hecha una publicación, se puede seleccionar para modificar quién la ve.

Podríamos preguntarnos por qué tienen tanto atractivo para el público adolescente y la respuesta podría ser que, por su naturaleza, las redes sociales en Internet ofrecen espacios interactivos, de socialización, en los que pueden aislarse de los adultos, en los que pueden sentirse diferentes o, incluso, construirse una personalidad a su gusto, mostrándose no como son sino como les gustaría ser.

Por ello, la única manera de minimizar los riesgos y maximizar las oportunidades es el establecimiento de una serie de normas o pautas de uso. Por ello, ante el creciente número de padres y madres que nos solicitan asesoramiento e información sobre el manejo y conocimiento de las redes sociales, desde iFamilias vamos a publicar información sobre ello. Comenzamos este bloque con el manejo y uso de Instagram. Junto a este primer bloque podrás leer la Guía para padres sobre el uso de Instagram I y la Guía para padres sobre el uso de Instagram III

 

 

 

 

Fuente: Guía para padres» con la colaboración de entidades de protección de la infancia como Connectsafely y Protegeles .

Autor de la publicación

Deja un comentario