La mejor edad para dar un móvil a nuestro hijo

¿Hay una edad más adecuada para comprar el móvil a un hijo? Sí, la hay, pero lo que a muchos padres les sorprende es que la edad más adecuada para dar un móvil a nuestro hijo es la que determinemos nosotros como padres. Y, para ello, lo primero que deberías tener en cuenta es que NO tiene que ver sólo con tu hijo, ni es fija. Si contrastas con otras opiniones, encontrarás a personas que creen que es mejor comprárselo pronto, “a los siete u ocho años”, porque quieren familiarizar a sus hijos con la tecnología o quieren poder encontrarlos si se pierden; otras familias opinarán, taxativamente, que, ante los riesgos conocidos, cuanto más tarde mejor y que nunca antes de los catorce; otras te dirán que todo depende de las características de cada hijo.

Cuando los padres y madres podamos dedicar tiempo a enseñar los buenos usos del móvil a nuestros hijos.

Lo cierto es que, ese abanico de opiniones, seguramente, te moverá a pensar que es mejor decidir según tu propio criterio. Y esa es la prudente verdad. La decisión depende de ti: pero sobre todo, porque depende de que tu estés decidido o decidida a dedicar tiempo a enseñar los buenos usos del móvil a cada uno de tus hijos. Pero no lo retrases porque sí, por comodidad. Esto es importante: la decisión depende de tu tiempo y de tu disposición. El móvil no es cualquier cosa y hay que saber explicar a los hijos los beneficios y los riesgos, que son muchos y que seguro que NO conoce. Y, además, dependerá del momento, de la edad y de la madurez de tu hijo.

¿Qué debemos enseñar a nuestros hijos para que usen bien el móvil?

¡Qué importante es conocer la medida de todas las cosas! Todos los que han colaborado en la redacción de la Guía “Aprender a convivir con el móvil. Pasos para evitar la adicción al teléfono móvil” han dedicado muchas horas de tiempo y contraste para consensuar un criterio que pudiera ser universal para las madres y los padres que la leyera. Desde www.ifamilias.org la iremos publicando y divulgando por ser una excelente guía que puede ayudar a muchos padres y madres.

El autocontrol

Y entonces, dicho esto….¿Cuál es la receta clave para conseguir que nuestra hija o nuestro hijo haga un buen uso del teléfono móvil? Finalmente todos los expertos juntos con 3.500 jóvenes de toda España y 700 madres y padres, a los que han entrevistado, han llegado a la conclusión que el concepto clave es el autocontrol. Para que nuestros hijos sepan disfrutar de la tecnología y sus beneficios debemos descubrirles el valor del autodominio desde pequeñitos. Se trata de enseñarles a dominar su voluntad, a decir que NO a algunos caprichos, explicarles lo que es un instinto, un deseo desordenado, la necesidad de actuar con medida y con buen entendimiento… ¿Te sorprende? El móvil, como tantas otras cosas, es un bien apetecible, como la comida, las ganas de aprender, la alegría, el amor, la diversión… Pero no es un invento malvado ni debería ser una desgracia para la juventud. El móvil es una magnífica oportunidad educativa, una herramienta de esfuerzo conjunto, un recurso que fomenta la comunicación con nuestros hijos, una excusa para la confianza.

¿Cómo afecta el móvil a nuestro cerebro?

Seguramente ya has oído o leído que al mirar el móvil, y centrar nuestra atención en la pantalla, se dispara siempre la dopamina. ¿Qué es?: un neurotransmisor de datos del cerebro. Los dispositivos móviles afectan a nuestro cerebro porque siempre disparan nuestro circuito de recompensa cerebral. El circuito de recompensa se activa constantemente, de muchas formas, tanto para informarnos de las cosas que nos gustan como de las cosas que no nos gustan. La acción de usar el móvil nos gusta a casi todos los humanos porque aumenta nuestras posibilidades de comunicación, nos aporta información rápida, entretenimiento, respuestas, contacto, etc. Activa y estimula nuestro deseo de aprender, de conocer, o hasta de ser más felices.

La dopamina

Por eso la dopamina, una de las hormonas del sistema llamado “opioide” o del placer cerebral, “tiñe químicamente esa acción” y aporta a esa actividad una sensación de placer: nuestro cerebro intenta satisfacer dos instintos: la curiosidad, que nos impulsa a buscar, encontrar y aprender y el placer, que nos hace sentirnos contentos y satisfechos. El cerebro busca instintivamente que esa unión se repita y con el móvil lo tiene muy fácil. Un móvil permite hacer tantas cosas que, en definitiva, nos aporta felicidad y nos lleva a desear que esa felicidad, tan simple y fácil, se repita.

Autor de la publicación

Deja un comentario