La terrible foto de las consecuencias del bullying en una niña de 6 años

 

Fotografía: El Mundo

Hoy ha publicado el periódico El Mundo el mensaje que una madre dejo en Facebook compartiendo la imagen de su hija de seis años hospitalizada debido al bullying sufrido y que ha removido conciencias. La niña, de nombre Sofia, llegó a vomitar en 20 ocasiones en sólo una hora, después de sufrir un ataque de ansiedad cuando volvía del colegio.

Carrie Golledge publicó la foto de la niña, dormida en la cama del hospital, junto a un texto que supone un verdadero alegato de las consecuencias del maltrato en las escuelas:

Esto es lo que lo bullying hace…

Ésta es mi hija de seis años, hospitalizada, debido al bullying…

Es mi niña con un corazón tan grande que a pesar de estar tan enferma “no quiere meter a nadie en problemas”

Es mi hija que ha dejado de comer, que llora hasta que se duerme, que tiene una ansiedad tan severa que le provoca los vómitos hasta en 20 ocasiones…

Mi niña cuya ‘mejor amiga’ abusó emocionalmente de ella durante tanto tiempo que pensaba que era normal…

Mi hija que ha entrado y salido tantas veces del hospital al sentirse enferma de ansiedad…

Mi niña a la que se ha regañado por “contar cuentos en la escuela”.

Mi hija de la que se han burlado los padres en redes sociales sólo por tener un corazón tan puro…

Mi hija que cuando habló de estos asuntos se le dijo “sólo tienen seis años”.

Mi hija, a la que se le dijo en la escuela que debería sentirse avergonzada y que se escabullía por la puerta lateral…

Mi niña, a la que su escuela le falló y tuvimos que moverla a otra…”

 

La realidad es que las cifras muestran un dato revelador: el bullying en España ( y en el mundo occidental) cada vez es más visible, tiene una mayor respuesta y una mayor sensibilización social. El hecho de que las víctimas del acoso escolar cada vez pidan más ayuda es sinónimo de que la labor de concienciación que se ha desarrollado en los últimos años da sus frutos. Pero no todo está hecho. A la par que las víctimas cada vez denuncian más las agresiones, estas cada vez son más fuertes. Del mismo modo se ha notificado un aumento de las amenazas en el acoso presencial. Además, la edad de los acosadores cada vez es más baja y el ciberbullying es una realidad cada día más contundente, donde el teléfono móvil y el Whatssapp son los protagonistas.

El perfil del acoso

La edad de las víctimas cada vez es menor, en 2016 se ha reducido la edad media del acosado, actualmente es de 10,9 años frente a los 11,6 años de media que se registró entre 2013 y 2015. Además, han aumentado muy notablemente los casos de acoso en edades tempranas ya que las agresiones a niños de menos de siete años representan ya más del 14% de los casos.

Por su parte, la media de edad de los acosadores es de 11 años -también se ha reducido desde el año pasado en casi un año-. Más de la mitad de los agresores en el acoso presencial son varones, frente al ciberbullying donde el perfil es femenino, esta diferencia de género entre las agresiones se debe según las fundaciones a “la violencia física de los varones frente a las otras vías que buscan las chicas para hacer daño”. En el caso del ciberacoso, desde ambas fundaciones destacan la problemática que genera que el bullying se pueda producir fuera del ámbito escolar y de manera continuada, ya que así las víctimas pierden su espacio de intimidad, su casa, donde se sienten protegidos.

Los problemas psicológicos derivados del acoso son los mismos aunque este sea presencial o virtual. La tristeza, la ansiedad y el miedo siguen siendo secuelas que perduran en las víctimas durante más tiempo del que dura el acoso. Además, en el 8,4% de los casos, prácticamente uno de cada diez, la víctima se ha autolesionado e incluso ha llegado a pensar o intentar suicidarse en su desesperación.

 

Autor de la publicación

Deja un comentario