Trabajo y Familia: Dos facetas fundamentales de la persona

Mujer trabajadora

El trabajo y la familia son dos facetas fundamentales en la vida de las personas, pues es en estos don campos donde las personas se desarrollan plenamente. Este es el principal motivo por el que debemos buscar siempre la perfección en ambas dimensiones. Aquellas empresas que entiendan que éste es un desafío personal de cada trabajador y le faciliten y acompañen en este desafío, serán sin  lugar a dudas las empresas que mas talentos tengan en sus filas y mayor compromiso de sus empleados. Porque el compromiso que se asume en la relación laboral tiene una doble dirección: del empleado para con la empresa y de la empresa para con el empleado.
La divergencia actual existente entre el mundo laboral y el familiar, como si fueran dos ámbitos totalmente diferentes llevados a cabo por sujetos diferentes, es un asunto de la modernidad. Los cambios socio-económicos y demográficos que experimenta la sociedad a partir de la segunda mitad del siglo XX –entre ellos la incorporación de la mujer al mercado laboral, los cambios en la estructura familiar y en los estilos de vida– resultan en la aparición de un conflicto entre lo laboral, lo familiar y lo personal que se hacen difíciles de conciliar, como si se tratara de aspectos permanentemente enfrentados.
Suele hablarse de conflicto entre la vida laboral y la  familiar, pero cuando lo hacemos, no podemos considerarlas como dos vidas paralelas sino dos dimensiones de la misma vida: la vida de una persona concreta. Y cuando nos referimos a la vida de una persona, integramos allí todos los aspectos distintivos de la persona humana como tal.
Desde iFamilias iniciamos el camino del cambio, que otros comenzaron con gran acierto y de los que nos haremos eco en estos posts que iremos publicando. Todos los que intervienen en este cambio de paradigma son fundamentales y piedras angulares y por ello agentes del cambio en la conciliación: Estado, Empresa, Tercer Sector, Familia y Persona.

Desde iFamilias dos son los motivos esenciales por lo que tratar este tema: Uno por dar voz a las millones de mujeres que  se esfuerzan día a día por compaginar y equilibrar sus vidas de pareja y madre sin que ello implique un descuido o distanciamiento sistemático de su vida profesional, ya que que éste es un ámbito en el que también las mujeres han de perfeccionarse como
personas, y como como profesionales, que pueden dar y recibir mucho, aportando además un alto grado de compromiso con la empresa y con la sociedad.
Por otro lado, desde iFamilias queremos visibilizar y hacer patente las innumerables consecuencias negativas que trae este conflicto a la sociedad en general, de tal forma que este no puede ser un tema exclusivamente privado o  personal,   sino que, muy al contrario, requiere de la intervención de todos los agentes sociales.
Aunque, bien es cierto, que ya  existen empresas concienciadas de la importancia de promover la conciliación de sus empleados, hay todavía un gran número de empresarios, directivos y empleados muy alejados de esta problemática social de todos, pues todos y todas tenemos la responsabilidad y  la necesidad de comprometernos seriamente en ello. Son muchas las voces  que expresan que la
conciliación es sólo posible en las grandes empresas. Nada mas alejado de la realidad. Las pequeñas y medianas empresas también tiene mucho que decir y hacer en este tema aunque tengan  infinitamente menos recursos que las grandes empresas

Pero para poder avanzar entre todos lo primero que necesitamos es COMPROMISO ya que sin este no podremos iniciar el CAMBIO que toda la sociedad esta esperando y reclamando

Autor de la publicación

Deja un comentario