Por una televisión que contribuya a la formación de una sociedad en valores

Un vistazo a la parrilla televisiva de las grandes cadenas generalistas no deja lugar a dudas, desgraciadamente: Muy a menudo la televisión está lejos de contribuir a la formación y educación de la sociedad en valores positivos como el respeto, la empatía, la colaboración, la gestión positiva de los conflictos, el optimismo, la generosidad e incluso el valor del esfuerzo no parecen inundar las tertulias, programas informativos, programas vespertinos e incluso concursos y realities en prime time. Por eso, consideramos especialmente importante transmitir a los directivos de las televisiones de nuestro país esta importante reflexión de Begoña Ibarrola, que quiere concienciar de que “los medios de información son medios de formación”

televisión responsable rawpixel-788409-unsplash

Un vistazo a la parrilla televisiva de las grandes cadenas generalistas no deja lugar a dudas, desgraciadamente: Muy a menudo la televisión está lejos de contribuir a la formación y educación de la sociedad en valores positivos como el respeto, la empatía, la colaboración, la gestión positiva de los conflictos, el optimismo, la generosidad e incluso el valor del esfuerzo no parecen inundar las tertulias, programas informativos, programas vespertinos e incluso concursos y realities en prime time. Por eso, consideramos especialmente importante transmitir a los directivos de las televisiones de nuestro país esta importante reflexión de Begoña Ibarrola, que quiere concienciar de que “los medios de información son medios de formación”.

Prohibir en televisión las faltas de respeto

Leo Farache, director de Gestionando hijos, señala que “para que tengamos una buena sociedad educativa necesitamos televisiones responsables”. En este sentido, Begoña Ibarrola defiende ante los directivos de las televisiones que “con tal de subir la audiencia no vale todo, no valen las faltas de respeto”. Denuncia que en una televisión le comentaron que los contertulios que más dinero cobraban y le contestaron: “No, mucho más a los peor educados, a los que agreden o amenazan, porque hace subir la audiencia”. Estamos con Begoña Ibarrola cuando señala que “eso debería estar prohibido por el código ético”.

Contar en televisión buenas noticias

“Todos sabemos que los medios de comunicación modelan la sociedad y es la responsabilidad de los directivos de las cadenas de televisión el contribuir a hacer una sociedad mejor”, señala Leo Farache. Pero quizá con la imagen que del mundo transmiten las televisiones, predominantemente negativa, poco se podrá hacer para animar a construir entre todos una sociedad mejor.

Tal como lo expresa Begoña Ibarrola, con los informativos “estamos transmitiendo a nuestros hijos que el mundo es horroroso, lleno de asesinos, violadores, pederastas, corruptos.. Y esto no es cierto”. Por eso, pide a los directivos que cuenten buenas noticias, “que no se regodeen en los detalles truculentos”. Invita a los responsables de las televisiones a que “todos los días se pregunten qué cosas buenas han contado del mundo, porque hay gente que hace cosas buenas en el mundo, pero por desgracia no son noticia”.

 

Autor de la publicación

Deja un comentario