La depresión, los trastornos de ansiedad y los del sueño son los más diagnosticados en los jóvenes

La depresión, los trastornos de ansiedad y los del sueño son los más diagnosticados en la juventud.

Casi el 30% de los jóvenes sostiene que ha tenido en mayor o menor medida algún tipo de problema de salud mental durante el último año, y, por los síntomas que describen, uno de cada cinco jóvenes sufre un cuadro de depresión, según se desprende del estudio ‘Barómetro juvenil de vida y salud’, realizado por la FAD y la fundación Mutua Madrileña, que ha trazado su primera fotografía fija sobre el estado de la salud física y mental de los españoles y españolas de 15 a 29 años.

En España viven siete millones de jóvenes entre esas edades, y representan el 15% de la población, un porcentaje que está disminuyendo tanto en términos absolutos como relativos en los últimos años.

Los principales indicadores de salud oficiales muestran datos positivos para España respecto del resto de países de la UE, entre otros la mortalidad más baja, pero el estudio de la FAD y Mutua Madrileña aporta datos reveladores como que dos millones de jóvenes (30%) han sufrido síntomas de trastorno mental en el último año.

De todos los y las jóvenes que notaron síntomas de trastorno mental, solo la mitad solicitó algún tipo de asistencia. Quienes lo hicieron acudieron mayoritariamente al psicólogo (29%), al médico de cabecera (20,4%) o al psiquiatra (13,6%). Entre los síntomas que más refieren son “cansancio y falta de energía (29%), problemas de sueño (26%), desórdenes alimenticios (23%) o sentimiento de fracaso (19,3%), entre otros.

Atendiendo a estos síntomas que describen, el estudio concluye que en torno al 21,6% de jóvenes españoles presentaría un cuadro de sintomatología depresiva, moderada-grave (15,3%) y grave el 6,3%.  De todos, solo el 11,4% ha sido diagnosticado. La depresión, los trastornos de ansiedad y los del sueño son los más diagnosticados en la juventud.

El 30% de la población joven reconoce en esta encuesta, que aspira a tener periodicidad bienal, que su estado de salud ha limitado actividades habituales. Las mujeres son las que registran mayores porcentajes de limitaciones (34%) por los problemas de salud que los hombres (26%). Una importante mayoría (78%) ha acudido al médico, y hasta 6 de cada 10 toman medicamentos sin prescripción médica, con mayor automedicación entre ellas (63%) que entre ellos (52%).

 

Preocupación por su peso

En relación a la salud física, el estudio revela que la altura media de los chicos es 1,76 centímetros y el peso, 77,7 kg. Las chicas jóvenes miden en España 1,62 de media y pesan 62 kg. Destaca que el 55,9% de las mujeres está por debajo del peso medio, mientras el sobrepeso es más habitual entre los chicos (15,2%) que entre las chicas (9,4%). Pese a una mayor prevalencia por debajo del peso recomendado, hay un 57% de los jóvenes que asegura que le gustaría pesar menos de lo que actualmente pesan,resaltan los investigadores.

Preocupación por la imagen

La preocupación por la imagen es una constante en la juventud. El 88% de los jóvenes dicen estar preocupados, en alguna medida, por su imagen externa y por lo que los demás piensan respecto de su aspecto físico. El 23% de las chicas están “bastante” preocupadas por su físico, porcentaje que baja al 15% entre los varones.

El estudio concluye que el 72% de los jóvenes hace ejercicio de manera ocasional o regular, con un mayor porcentaje entre los varones (80%) que entre las mujeres (65%). Persona sedentaria se declara el 33% de las mujeres y el 18% de los hombres.

La alimentación

Por último, respecto de la alimentación, mas del 30% afirma comer “rara vez” pescado o fruta fresca (27%), mientras que un 86% come a diario o varias veces a la semana cereales y un 45% “dulces y pastelería”.

Otras causas

La disfuncionalidad familiar, social y afectiva, el proceso de enseñanza- aprendizaje, los procesos adaptativos a ambientes cambiantes, y los factores predisponentes como el estrés, la angustia generalizada, la pérdida de autoestima, la demanda social y cultural, orientación sexual y las relaciones amorosas a más temprana edad, generando apego, dependencia y menos responsabilidad en la toma de decisiones. Algunos adolescentes son más vulnerables para enfrentar decepciones o complicaciones en las relaciones de pareja, por el mayor control, dominancia, dependencia, y obsesión.

Autor de la publicación

Deja un comentario