Jueces y Fiscales ante la violencia de género

 

 

Según el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la violencia de género  es formación obligatoria solo para jueces y magistrados de órganos especializados en esa materia (Juzgados de la Violencia sobre la Mujer, los Juzgados de lo Penal y Secciones de las Audiencias Provinciales). Obligan a ello la Ley Orgánica 1/2009 y la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres.

Se imparte mediante un curso de 50 horas lectivas repartidas en 16 horas de teoría online (cuestionarios, foros de debate y casos prácticos obligatorios) y 10 días de prácticas en órganos judiciales, salvo en los Juzgados de Violencia de Género, que son ocho días más dos de visita a recursos asistenciales y casas de acogida.

El resto de la Carrera judicial cuenta con actividades formativas ofertadas en el Plan Estatal de Formación Continua (ámbito nacional) y en Formación Descentralizada (Tribunales Superiores de Justicia o CCAA) pero sin obligación. El Servicio de Formación Continua ofrece en su campus virtual un curso de para todos los jueces y magistrados, independientemente de su destino, de Iniciación a la Formación en Violencia de Género. Según los datos del Poder Judicial, en 2017 fueron 150 los jueces o magistrados que recibieron directamente esta formación a través de cinco actividades, las mismas programadas para este año.

En el caso de los alumnos de la Escuela Judicial, la formación inicial en violencia de género era hasta ahora una conferencia que en las próximas promociones será un seminario de varios días para el enjuiciamiento con perspectiva de género para superar los “perjuicios o estereotipos de género” a los que se refería Catalá en el Congreso.

Curso de Protección de la víctima de la violencia de género

Dentro de los cursos de Formación Continua (la no obligatoria y a la que pueden acceder todos los jueces y magistrados) hay uno de ‘Protección de la víctima de la violencia de género’ que amplía el foco desde la violencia doméstica a “otros hechos delictivos que también atentan contra las mujeres por el mero hecho de serlo. Entre los que desatacanlos matrimonios forzados,la mutilación genital y acoso sexual

Hay que poner el foco más en el autor que en el comportamiento y actitud de la víctima

A raíz de la sentencia contra ‘La Manada’ por abuso y no por agresión sexual, la Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) urge a revisar cómo llega un juez a interpretar la ley para dictar una sentencia sobre delitos sexuales. “Se impone la integración de la perspectiva de género como antídoto y prevención frente a formas de actuar e ideas preconcebidas que ponen el foco y enjuician con mayor intensidad el comportamiento y actitudes de la víctima que la de los propios autores”, piden en un comunicado en el que insisten en la formación de género para magistrados, jueces, fiscales, abogados y policías de este área, estos últimos a través de Centro de Estudios Jurídicos.

Hace pocas, la Generalitat valenciana y la Universitat de València (UV) informaron de que ultiman un convenio “pionero” para formación de jueces en violencia de género e igualdad, un primer paso efectista tras el polémico fallo del que se espera que provoque un efecto dominó.

La importancia de la psicología

El Pacto de Estado contra la Violencia de Género (.pdf) aprobado en noviembre de 2017 pide una mejora en la formación en violencia contra las mujeres. Pero los Presupuestos no han contemplado los 200 millones de euros anuales prometidos y de las cuentas de 2018 solo se destinarán 80 millones a este Pacto. “Faltan 120 millones que pueden salvar muchas vidas”, dicen las asociaciones feministas que continuarán la ola de protestas el próximo 16 de mayo.

La falta de especialización que se reconoce en estos cursos ha llevado al Parlamento Europeo a mejorar la formación de jueces y magistrados encargados de casos de violaciones. Además de asociaciones de defensa de los derechos de las mujeres, psicólogos y psiquiatras se han sumado a evidenciar la necesidad de que la formación sea completa para que la interpretación de los hechos se ajuste más a las diferentes realidades.

En Francia, por ejemplo, la Escuela Nacional de Magistratura ofrece un curso que destaca por la dureza de los casos reales en los que se basa y que recalca los aspectos psicológicos que pueden concurrir en una situación como una violación y que pueden llevar a la víctima al bloqueo.

Autor de la publicación

Deja un comentario