La profunda transformación del sistema educativo.

 

La profunda transformación del sistema educativo.

 

https://pixabay.com/es/tarea-para-el-hogar-el-estudiante-3235100/
Escuelas modernas

 

Esta semana iFamilias ha asistido en el club siglo XXI al debate sobre educación, un terreno que sin lugar a dudas, va a sufrir cambios impresionantes que ya se han empezado a vislumbrar en el horizonte y en donde la globalización no ha hecho más que impulsar esa transformación.

La tecnología, internet,  los smartphones, y el libre acceso a la formación y a la información, amplían y evidencian la brecha creciente que se está produciendo entre los países con un alto nivel educativo y los que tienen un sistema educativo obsoleto o con bajos niveles de escolarización.

La escuela del futuro

Un nuevo concepto de colegios emerge. Colegios donde los profesores y estudiantes deciden juntos los horarios, y se reúnen en superaulas donde los espacios son más luminosos, abiertos y amplios, facilitando con ello la comunicación. Colegios donde no se dan clases sino que se trabaja en sesiones de ochenta a cien minutos para realizar los proyectos elegidos ( diseñar un puente, construir una pierna mecánica o un robot…). Colegios que forman alumnos políglotas, multiculturales, con capacidad y ganas de aprender e innovar, y con facilidad de adaptarse a los cambios de manera rápida.

De hecho, en España cada vez hay más colegios que apuestan por estas nuevas técnicas y métodos pedagógicos. Hay centros a lo largo de toda nuestra geografía que ya educan en la inteligencia emocional, aplicando la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Estos ya han renunciado a las tradicionales clases magistrales y las sustituido por proyectos que impulsan el aprendizaje colaborativo y aplican una enseñanza basada en competencias, o modelos pedagógicos tan innovadores como el aula invertida («flipped classroom»), en el que el estudiante es el protagonista y gestiona el tiempo e incluso el ritmo de la clase… Ya no hay asignaturas compartimentadas, ni deberes, ni exámenes, a veces ni libros…. Son escuelas que están creando un nuevo paradigma.

La escuela tradicional ha caducado y la educación necesita de una profunda transformación. En España la tasa de abandono escolar es del 19,7%.

La educación de los futuros ciudadanos del mundo en el  colegio tiene que trabajar en el desarrollo integral de la persona: el cambio tecnológico, los grandes avances de la ciencia sobre el conocimiento del funcionamiento de nuestro cerebro, y la confluencia de la educación, la pedagogía, la psicología y la neurociencia es la neuropsicología educativa.

La realidad es que el actual sistema educativo no prepara a los alumnos para afrontar los grandes retos del siglo XXI y no permite desarrollar al máximo las habilidades y las capacidades de los estudiantes.

El desarrollo del pensamiento crítico; trabajar las inteligencias múltiples de manera individualizada y el trabajo cooperativo en las aulas son las más importantes apuestas que hacen los docentes para el presente y futuro. La clave está en asumir la importancia de la educación personalizada y que los docentes vean a cada alumno en su singularidad.

En un mundo hiperconectado, donde todo cambia a velocidad de vértigo y de forma exponencial, la escuela tiene que ir mucho más allá de la dimensión académica. Los contenidos caducan  muy rápido y es necesario educar a los alumnos en competencias, en diferentes idiomas para leer la realidad y transformarla, desde el compromiso, la empatía y en el conocimiento de sí mismo.

El Pacto Educativo

Y con este futuro que se presenta ante nuestros ojos miramos a  la clase política española. Sus pasos en este asunto de vital importancia y nos encontramos con una inesperada salida del PSOE de la negociación del pacto con el pretexto de la financiación y aunque es verdad que la financiación es muy importante, no es menos cierto que la mayoría de los ciudadanos entiende que está cuestión está siendo utilizada como pretexto para levantarse de la mesa.

Quedó patente a lo largo del debate que para nuestros políticos la educación está lejos de ser una cuestión de Estado. Los partidos políticos creen que pactar en materia de educación tiene muchos riesgos y ninguna ventaja política. La realidad es que los partidos no quieren cambiar nada y lo encubren bajo la fachada de la ideológia, que no es más que un consenso tácito para que todo siga igual. 

Ayer en el club siglo XXI quedó muy claro que nos encontramos ante un bloqueo político contra la educación por dos razones:

Por la fragilidad política en la que nos encontramos, en donde ningún partido da a la educación la importancia que merece.

Y por la ausencia de un liderazgo fuerte e integrador que defienda con firmeza al sector educativo, siendo capaz de colocarlo en el sitio adecuado dentro del debate público. 

Cada vez parece más evidente que ese liderazgo no va a emerger de los partidos políticos, y es por ello por lo que desde IFamilias hacemos un llamamiento a la sociedad civil para tener una educación del siglo XXI, pues es ahí  dónde está la clave para dar a los jóvenes  una base sólida que les permita organizar su vida y los saque del escepticismo en el que muchos están inmersos, básicamente, por el impacto que el desempleo tiene en los jóvenes.

Necesitamos un nuevo liderazgo político y social que enfrente el cambio radical que precisa nuestro sistema educativo, en cuyo pilar descansa la ética, la moral, la economía, el empleo, la convivencia y el futuro de todo un país. Este es un reto tan urgente que no puede esperar a mañana o a dentro de unos años.

Autor de la publicación

Deja un comentario