Jueces que defienden la maternidad mas allá de la ley

Hace unos dias que se dictó una sentencia por el  juzgado de lo social número siete de Las Palmas en la que se condenaba a una empresa hotelera del sur de Gran Canaria por negarle a una trabajadora las  compensaciones que le correspondían al estar de baja por maternidad. La empresa argumentaba que no había asistido al trabajo por una incapacidad transitoria (enfermedad).

El juzgado, sin embargo,  ha estimado la demanda de esta camarera de pisos en un hotel en el Sur de Gran Canaria que se acogió durante seis días a su derecho a la baja por maternidad y no percibió la compensación que le correspondía, al entender la empresa que se había ausentado de su puesto de trabajo una por incapacidad transitoria.

La resolución judicial censura que el hotel haya asimilado la maternidad a una enfermedad, y ha declarado el derecho de la trabajadora a disfrutar de los días que la empresa no le había abonado.

Con independencia de la lectura errónea que la empresa hizo del convenio colectivo de hostelería de la provincia de Las Palmas, para asimilar la maternidad a una enfermedad, la sentencia dictada por el magistrado Ramón Toubes incide en la “dimensión constitucional” del hecho de que la empresa dejara “de lado” cualquier “ponderación y valoración de la importancia que para la efectividad del derecho a la no discriminación por razón de sexo pudiera tener su actuación”.

El juez subraya que la limitación de un derecho ligado a la efectiva conciliación de la vida familiar y laboral, que garantiza el derecho al empleo de las trabajadoras con responsabilidades familiares y el respecto al principio de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en el ámbito laboral, puede discriminar por razón de sexo.

La sentencia además afirma que el hecho de que la empresa pretendiera “asimilar la maternidad a una enfermedad” supone “obviamente” una interpretación restrictiva del ejercicio de sus derechos y “una discriminación indirecta de las mujeres trabajadoras”.

La sentencia concluye con una cita de Nuria Chinchilla, doctora en Económicas y Empresariales que dice así “La maternidad no es una enfermedad, sino un enriquecimiento no sólo personal, sino también para la empresa, porque se desarrollan competencias que después se utilizan en el trabajo: más sensibilidad hacia los demás, la capacidad de negociar, de organizarse…mil conocimientos…

Y es que, por desgracia pocas veces se habla de la maternidad de una mujer como una oportunidad para la empresa en la que trabaja. Más bien al contrario, la maternidad se percibe como un parón que acaba truncando su carrera laboral de la mujer  y, entorpeciendo el buen funcionamiento de la empresa.

Sentencias como la que acaba de dictar este Juez, no hace más que ayudar a romper con los patrones establecidos en una sociedad donde aún o se tiene en cuenta la diversidad hombre-mujer ni la diferencia entre ser madre o no serlo y, aunque algunas empresas son flexibles, la gran mayoría todavía se muestran rígidas pese a contar con aspectos que juegan a favor como la digitalización, que por desgracia no se utilizan por miedo, falta de confianza o falta de formación en el liderazgo del siglo XXI.

Desde aquí, os animo a exigir el cumplimiento de las leyes para seguir avanzando como personas y como sociedad!

 

 

Autor de la publicación

Deja un comentario