IFamilias invitada al Congreso Red en la Semana de la Educación

En el día de hoy iFamilias ha tenido la oportunidad de formar parte de la mesa-debate que sobre convivencia y acoso se ha celebrado hoy en el Congreso Red dentro de la semana de la educación en Ifema.  

Frente a iFamilias, un equipo de excepción, no solo por su calidad humana sino por su trabajo. El equipo de apoyo contra el acoso escolar de la Comunidad de Madrid, de carácter multidisciplinar y encuadrado en la Subdirección General de Inspección Educativa. El equipo está formado por psicólogos especializados en psicología clínica, además del personal adecuado a cada situación y coordinado por un inspector de educación

Presentes en la mesa se encontraba este equipo formado por el Coordinador D. Andrés Enrique Crespo Espert, el psicólogo D.José Antonio Luengo Latorre y la psicóloga Dª. Astrid Rodríguez Rovirosa.

El objeto sobre el que se desarrolló el debate fueron las Medidas e intervención del centro en los casos de acoso escolar. Destacaron las siguientes fases:

Primera fase de prevención en el propio centro escolar. A un nivel primario que se aplicaría antes de que se
detecte ningún indicio del problema. Y a un nivel de prevención secundaria, que se produciría cuando ya ha surgido algún episodio de acoso escolar.

Tras este breve punto de partida pasamos al desglose de lo que es el “Programa de Lucha contra el Acoso Escolar”, cuyo principal objetivo es tomar medidas de carácter permanente y estructural para prevenir el acoso escolar y erradicarlo de manera inmediata en cuanto se tenga conocimiento de algún caso en cualquiera de los centros docentes de la región.

Este Programa incluye la creación de la Unidad Equipo de Apoyo contra el Acoso Escolar, y su aplicación, con carácter voluntario, de un test online para la detección de episodios de acoso escolar de manera más eficaz (más de 700 centros ya han participado), y la puesta en marcha del órgano consultivo “Observatorio para la Convivencia Escolar en los centros docentes”.

Este Programa también contempla la introducción de nuevos planes de formación para el profesorado, inspectores educativos y directores de los centros docentes; la creación de una nueva Guía de Actuación contra el acoso escolar de obligado cumplimiento para los centros escolares; la adaptación de la normativa a las nuevas formas de acoso; la creación de estructuras de carácter permanente de lucha contra el acoso en los centros docentes; la introducción de parámetros relacionados con el conocimiento de las medidas y la normativa contra el acoso escolar en los procesos de selección de los directores de los centros docentes, así como la puesta en marcha de una campaña anual de sensibilización contra el acoso a partir de septiembre de 2016.

En el curso 2017/2018 la Comunidad de Madrid ha liberado una hora lectiva semanal a los tutores de 1º, 2º y 3º de Educación Secundaria Obligatoria para mejorar la convivencia y prevenir el acoso escolar con la incorporación de 195 profesores más. En este curso se ha implantado una nueva materia de libre configuración “Respeto y Tolerancia” dirigido a alumnos de 3º y 4º de Educación Secundaria Obligatoria que trata de concienciar sobre la importancia de los valores de igualdad y respeto, con un módulo específico sobre el acoso escolar.

Finalmente desde iFamilias se sostiene que tanto la familia como la escuela tradicionales se caracterizan por su aislamiento recíproco, lo que dificulta considerablemente la cooperación entre ambas y las terribles consecuencias que ello está acarreandonos  Para adaptar la educación a la situación actual es preciso superar dicho aislamiento, desarrollando nuevos esquemas y contextos, que favorezcan la colaboración, incluyendo en ellos también a las familias que pasan por dificultades, contextos distintos de los que en el pasado han dado malos resultados para estos casos, basados en el respeto mutuo al papel que cada agente educativo desempeña, orientando la colaboración hacia la búsqueda conjunta de soluciones para afrontar mejor un problema compartido: mejorar la convivencia y la calidad de la educación, adaptándola a una situación nueva. Para conseguirlo es preciso: compartir el diagnóstico, crear vínculos de calidad, en los que escuela y familia se vean como aliados en el logro de objetivos compartidos, desarrollar habilidades de comunicación y de resolución de conflictos, evitar las escaladas coercitivas y disponer de la ayuda de mediadores para las situaciones en las que resulten necesarios.

 

Autor de la publicación

Deja un comentario